Comencem 2015 amb força

[CATALÀ]
Les Horteres comencem l’any de la millor forma que sabem, amb un diumenge d’assemblea a la Taiadella envoltats d’aquest entorn honest que ens regala el Moianès i amb la millor companyia possible.

L’Enric, la Dulu, les patufes i un sol espectacular ens han donat la benvinguda, i no han calgut massa excuses per començar a fer una volta pels horts i els camps, on hem anat coneixent les noves propostes per a la gestió de la terra i a les noves inquilines: un ramat d’ovelles prou tímides. Potser s’ensumaven que, tot i que ens agraden els productes que surten de la terra, no fem cap lleig a una bona cuixa de xai al forn!

La primera xerrada l’hem fet a cel obert, amb un sol disposat a no cedir el protagonisme. Asseguts en rotllana, hem sabut la xarxa de col·laboració que el Patufet està teixint amb els seus veïns per tal de treure un millor guany al camp. També hem conegut com la Col vol anar fent créixer mica en mica l’assortit de pa. D’aquesta primera ronda cada un n’ha pogut treure’n unes quantes conclusions, com ara que ni el sector dur ni els senglars aconseguiran que l’Enric planti blat de moro al seu hort; que la Jane té un atracció especial per a gossos i gats; o que quan toca pelar la ceba, sempre acaben coent els ulls -ep! que això, amb una mica d’aigua passa de seguida-.

Havent dinat – quin tros de dinar- hem fet la segona xerrada de la jornada. Productes de neteja, la “bona acció”, l’ús del Telegram, una màster-class d’antenes de wifi, la dinamització de les pujades a l’hort… i un tongo en el torn de paraula digne d’una altra entrada en el blog! Però aquí tot es perdona, que per això som Horteres.

I d’aquesta manera, quan el sol ha decidit marxar definitivament, les Horteres hem donat per acabada la nostra primera assemblea de 2015, àvids de tornar a visitar la Taiadella.

[CASTELLANO]
Las Horteres empezamos el año de la mejor forma que sabemos, con un Domingo de asamblea en la Taiadella rodeados de este ambiente honesto que nos regala el Moianès y con la mejor compañía posible.

Enric, Dulu, las pequeñas y un sol espectacular nos han dado la bienvenida, y no han hecho falta muchas escusas para empezar a dar una vuelta por los huertos y campos, donde hemos ido conociendo las nuevas propuestas para la gestión de la tierra y a las nuevas inquilinas: un rebaño de ovejas bastante tímidas. Quizás se olían que, aún y gustándonos los productos que salen de la tierra, no hacemos ningún feo a una buena paletilla de cordero al horno!

La primera charla la hicimos a cielo descubierto, con un sol dispuesto a no ceder su protagonismo. Sentados en corro, hemos conocido la red de colaboración que Patufet está tejiendo con sus vecinos con tal de sacar un mayor partido al campo. También hemos sabido como Col quiere ir haciendo crecer poco a poco el surtido de pan. De esta primera ronda cada uno ha podido sacar unas cuantas conclusiones, como que ni el núcleo duro ni los jabalís conseguirán que Enric plante maíz en su huerto; que Jane tiene un atracción especial para perros y gatos; o que cuando toca pelar la cebolla, siempre acaban picando los ojos -¡eh! pero esto, con un poco de agua pasa enseguida-.

Habiendo comido, – que pedazo de comida- hemos hecho la segunda ronda de la jornada. Productos de limpieza, la “buena acción”, el uso de Telegram, una masterclass de antenas de wifi, la dinamización de les subidas al huerto… ¡y un tongo en el turno de palabra digno de otra entrada en el blog! Pero aquí todo se perdona, que para eso somos Horteres.

I de esta manera, cuando el sol ha decidido irse definitivamente, las Horteres hemos dado por acabada nuestra primera asamblea de 2015, ávidos de volver a visitar la Taiadella.

w_IMG_0001w_IMG_0005w_IMG_0006w_IMG_0004w_IMG_0009w_IMG_0010w_IMG_0011w_IMG_0012

Anuncis